Sueños, amor y reflexiones de Yolanda Bueno

Mi foto


Soy un lugar de recreo: Mi mente infatigable esta hecha de huracanes que se alimentan de sensaciones, mis sensaciones sin mascara están hechas del fuego con el que se visten mis silencios, mis silencios alborotados estan hechos de abismos que exilian sin desidia lo que mi boca por torpeza calla hasta la tierra donde serán contadas por mis miradas, mis miradas completas están hechas de canela y limón para que al probarlas sientas el disparo inequívoco de la explosión de lo diferente de mis sabores, mis sabores indescriptibles están hechos de un mayúsculo infierno que nunca deja de reclamarme mas espacio y del placer inconmensurable que solo te puede aportar un pecado, mi pecado mayor esta hecho de todos los pecados que andan paseándose unas veces a hurtadillas y otras con descaro por
ese lugar de recreo al que gustan y buscar visitar, que SOY.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

PIES DE ESPORAS, RAICES DE CUERO

Existen unas determinadas orquideas, no demasiado grandes en tamaño
y sin embargo,  inmensas en fotaleza ya que alli donde brotan,
la tierra no es propicia para la vida, al menos, no, para una vida facil.
Crecen en lugares inhospitos, en acantilados, de pendientes abruptas,
que no ofrecen seguridad ni protección.

Aquello a lo que sus valerosas raices se agarran,
es a las grietas oradadas en las enormes piedras resistentes a la erosión del tiempo 
y sepultan su fiereza por la supervivencia,
en el interior de estas, absorviendo cada gota de lluvia, ungida en estos parajes.

De aqui, surgen, las flores, con el aroma y los colores más extraordinarios,
que puedan llegar a imaginar ningun ojo humano.
Dicen que cuando una persona se tropieza, con una de ellas,
adquieren la forma aterciopelada de un insecto volador,
porque el poder de seducción que tienen es hipnotico,
y es la única manera que tienen dedefederse, para no ser exterminadas. 

Tambien cuenta la leyenda, que cuando presienten que van a a morir,
                 esparcen sus pies de esporas, en los brazos de la brisa
El dibujo de las puntadas que forman mis cicatrices de cuero,son las raices, de un aroma, muy particular

y son capaces de llevarlas, hasta ese tipo de corazones enfermos de heridas desproporcionadas, cuyo único delito, fue cruzarse en el peor dia del mal, cuando el cuerpo que les servia de sosten, todavia era demasiado pequeño para entender que su inocencia, sería arrebatada de una forma brutal, y, entonces, con ese tipo de avaricia infantil, los acaricia con sus pies de lagrimás, concediendoles el don de sanarse, para poder seguir su camino, en la vida, sin un dolor no merecido, recomponiendolo, poniendo en cada brecha, como si fuera cemento, la semilla de sus esporas y la suavidad de estas, consiguen, pegar todos lo pedacitos, uno a uno, como si fuese un mosaico y con la ternura y el mimo que requiere tal tarea...




Tambien cuentan, que cuando la personas poseedores de estos corazones, mueren, su alma, se convierte en la semilla de la misma orquidea que los curó, y son capaces de encontrar el lugar donde esta notable flor, se marchitó, de ahi, que estas extrordinarias y raras flores, sean poseedoras de unas raices tan poderosamente valerosas....


   
Dicen, que sus raices de cuero, son los vigorosos látidos del único sentimiento humano que es capaz de traspasar cualquier barrera, cualquier límite... 
                                                              ...el amor....
y eso unido, ligado, en una amalgama de sentimientos, lagrimas, dolor y cura
son la razón del energico embite por la lucha para sobrevivir y llevar la vida,
a los lugares donde nadie creyo posible hallarla,
 haya donde nadie creyo que pudiese brotar la belleza y el color, y es que estan dotadas 
de una vitalidad particular  adherida a sus raices,
en el caso de la orquidea por QUERER VIVIR 
y en el caso de los seres humanos por VIVIR QUERIENDO
esta, es  la mágia contenida como perfume en algunas personas
esta, es la piel curtida como cosida a algunas orquideas

Escrito por Yolanda Bueno Melado el 05/12/15

8 comentarios:

  1. No conocía semejantes virtudes de estas diminutas orquídeas con raíces tan prodigiosas... ¡Cuánto nos falta todavía aprender de esta siempre sorprendente, madre naturaleza!
    Muchas gracias amiga Yolanda por compartirlo, me encantó esta lectura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Esta es la leyenda de mis cicatrices de cuero, sacada de mi imaginación, escrita puntada a puntada con raices de realidad... Gracias Consciencia y Magazine por tus pálabras. Un abrazo para ti tambien.

    ResponderEliminar
  3. Una flor con tales virtudes, debe ser algo digno de ver. Lastima que sean tan difíciles de encontrar. Gracias por compartir este conocimiento con nosotros. Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada cicatriz tiene su historia, y algunas cicatrices son tan salvajemente particulares que aunque no se vean fisicamente se puede sentir el relieve de su aroma de cuero enredado en el pellejo de unas raices, que son el origen de quien eres... Otro abrazo para ti Humoreo.

      Eliminar
  4. En los lugares más insospechados y cuando menos te lo esperas, renace la vida. Siempre hay esperanza. Un beso Yolanda.

    ResponderEliminar
  5. Querido Kike, mi querido Kike, las sonrisas más bellas, son las de verdad, esas que te salen solas, sin penarlas, solo porque las sientes, asi es el pellejo de los pétalos de estas raras orquideas, y las cicatrices de esas personas extrordinarias se vuelven aroma de sonrisas,provocando agujetas en la boca del estomago mientras las piernas de la ternura se vuelven de alambre fino hasta que sale la melodia de la risa y todo lo envuelve... Un beso enorme para ti.

    ResponderEliminar
  6. Los misteriosos rituales de la botánicason tan fascinantes como aquellos otros rituales que un día olvidamos pero que algunas imágenes (como estas) pueden evocar felizmente.

    ResponderEliminar
  7. Puede que mis cicatrices sean parte de una botanica fascinante y que el olor del cuero con que las cosí un ritual, de ahi mis pies de esporas, mis raices de cuero.. Gracias por tu comentario Juan Antonio B.

    ResponderEliminar