Sueños, amor y reflexiones de Yolanda Bueno

Mi foto


Soy un lugar de recreo: Mi mente infatigable esta hecha de huracanes que se alimentan de sensaciones, mis sensaciones sin mascara están hechas del fuego con el que se visten mis silencios, mis silencios alborotados estan hechos de abismos que exilian sin desidia lo que mi boca por torpeza calla hasta la tierra donde serán contadas por mis miradas, mis miradas completas están hechas de canela y limón para que al probarlas sientas el disparo inequívoco de la explosión de lo diferente de mis sabores, mis sabores indescriptibles están hechos de un mayúsculo infierno que nunca deja de reclamarme mas espacio y del placer inconmensurable que solo te puede aportar un pecado, mi pecado mayor esta hecho de todos los pecados que andan paseándose unas veces a hurtadillas y otras con descaro por
ese lugar de recreo al que gustan y buscar visitar, que SOY.

jueves, 16 de abril de 2015

CUANDO UNA MADRE LLORA LA MUERTE DE UN HIJO



Y haberte llevado en mis entrañas,
sentirte crecer dentro de mi,
saber que eras un pedacito
imprescindible de mi mundo,
verte la cara por primera vez,
tus primeros pasos,
verte crecer, hacerte adolescente...


Y,cuando ya la vida empezaba
a querer verte como un hombre..


La muerte llego,
y con un beso enardecido,
se llevo todo lo que ya
nunca vivirás
y yo, siento,
un enorme vacío aquí,
en mi corazón,
que sigue latiendo,
atropellada, enloquecidamente
buscando la parte de el,
que te regale,cuando naciste,
sabiendo que ese hueco,
ya nada, ni nadie, podrá llenar

Mis lágrimas, arden en mis ojos,
Siniestra pesadilla cuya lágrima de sangre me recuerda que estoy despierta
Arranca de mí, cuanto quieras, llevate mi alma, mi corazón, mi piel, mis huesos, porque sin mi hij@ la razon de todo cuanto soy va a la deriva

quemando a su paso, mis mejillas,
cayendo sobre tu pecho,
lugar donde los latidos ,
siempre imperiosos de tu corazón,
han desaparecido.
Y siento a mi  ser,
sumirse en un abatimiento,
que a mi edad, desconocía,
mientras se resquebraja
mi mundo, mi serenidad y mi fe,
esa fe, despositada en todos los planes
que había soñado para ti
apagandose... como tus latidos


Y ahora, ahora, me veo obligada
a tocar tu ROSTRO pálido y frío,
tus ojos vacíos de todo COLOR,
tus LABIOS sin gesto alguno,
impasibles ante mi desaparición,
tus MANOS heladas,
a las que yo, intento dar CALOR
sin ningún resultado.


Y mientras escucho como la tierra
cae sobre tu ataúd,
se que me veré obligada
a VIVIRME  DESDE TU RECUERDO
mientras siento, bombear la sangre
por las venas de mi corazón
reventado por el dolor
de verme obligada
a VIVIRTE DESDE MI RECUERDO


Bajo ese manto de tierra,
no solo yaces tu, hijo mio,
también yace
la parte INCONDICIONAL de mi corazón
que un día, te regale,
y, en ella, te ENVUELVO
y te LLENO de mi 


ENTENDIENDO que sobrevivir a un hijo,
es una PERDIDA, que nunca se supera,
arrastrare la CONDENA,
de que estas en el reino de los cielos,
en un gran banquete.
Cuando yo, solo te quiero aquí, a mi lado,
en nuestra humilde casa,
a la mesa de una FAMILIAR cena.

Haciendoseme del todo IMPOSIBLE
sospechar,si quiera hallar,
mayor CASTIGO para una madre,
que el INSOPORTABLE peso,
de haber perdido a un HIJO.



DEDICADO CON TODO MI CARIÑO Y MI  RESPETO A LA  FAMILIA GAMBOA AIZPUN


Escrito por Yolanda Bueno Melado el 27-01-15

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias... A veces los momentos más inesperados hacen que en tu interior se desate un huracán imprevisto de sentimientos que se arremolinan como las hojas del otoño a las puertas de tu corazón

      Eliminar
  2. ¡Qué poema tan sentido y desgarrador! Todas las que somos madres podemos comprenderte. Recibe mi respeto por tu dolor y mi cordial saludo.

    ResponderEliminar